1. Embarazo

La atención quiropráctica se puede utilizar para ayudar a que el embarazo de la mujer sea lo más cómodo posible y aumentar la probabilidad de parto sin complicaciones. Durante el embarazo, las mujeres experimentan dolor de espalda como resultado de la distribución cambiante del peso en la pelvis y las articulaciones. Esto produce dolor, espasmos musculares y también aumenta la posibilidad de que el dolor de espalda severo afecte a la mujer durante el trabajo de parto.

El objetivo principal de un quiropráctico durante el embarazo es equilibrar la pelvis, los músculos y los ligamentos y aliviar la presión sobre el útero. Como resultado, la atención quiropráctica ayuda al feto a nacer en una posición preferible y reduce las posibilidades de una cesárea. Según se informa, el 72% de las mujeres reportan alivio del dolor durante el embarazo y el parto cuando reciben tratamientos quiroprácticos. ( 7 )

Las mujeres aprenden a seguir regularmente una rutina de ejercicios adecuada para sus habilidades que limita el aumento de peso, alivia las hormonas del estrés, le permite dormir mejor y posiblemente disfrutar de un tiempo de recuperación más rápido después del embarazo.

En un hospital estadounidense incorporaron los ajustes quiroprácticos durante el embarazo a algunas pacientes, redujeron la utilización de analgésicos en un 50% durante el proceso del parto.

7. Borggren CL. Pregnancy and chiropractic: a narrative review of the literature. J Chiropr Med. 2007; 6(2): 70-74. PMCID: 2647087