Muchas personas no duermen las horas necesarias durante la noche (de 7 a 9 horas), lo que puede llegar a desestabilizar nuestra salud mental, física y emocional.

Incluso las pocas horas que se duermen no pueden llegar a ser realmente efectivas para obtener un sueño reparador y de calidad, pues es muy importante nuestro estilo de vida, alimentación, etc.

Igual que dormir pocas horas, también puede llegar a ser perjudicial dormir demasiado, pues a la mañana siguiente podemos tener sensación de estar más cansados y puede provocar también problemas de salud como diabetes y problemas de fertilidad. (El sueño “no se recupera”).

Es importante seguir siempre el mismo patrón de sueño, intentando irnos a dormir siempre a la misma hora y levantarnos también a la misma hora (¡el fin de semana también!).

Dormir mal también nos puede provocar desequilibrios de azúcar en sangre y aumentar el riesgo de diabetes e incluso cenar alimentos altos en azúcares simples (por ejemplo, los hidratos de carbono de la pasta o la deficiencia en nuestro cuerpo de ciertos nutrientes), también nos puede alterar el azúcar en sangre y posiblemente nos provoque el desvelarnos a mitad de la noche.

El efecto de la luz LED de las pantallas de móviles, ordenadores o televisores nos pueden afectar negativamente a la hora de conciliar el sueño pues hacen disminuir la producción de melatonina (una de las hormonas encargadas de inhibir el sueño). Se recomienda cargar el móvil fuera de la habitación y desconectarlos dos horas antes de irnos a dormir. Si los bebés duermen con luz, mejor que sea roja para así tener menor efecto en los ritmos circadianos.

Si tenemos dolor crónico de espalda (que persiste durante más de tres meses), aunque el medicamento puede reducir el dolor, a veces puede acompañarse de efectos secundarios con lo que se recomienda dormir de lado con las piernas curvadas hacia el pecho y una almohada en las rodillas. También nos podemos ayudar con suplementos naturales como el magnesio o la melatonina para aliviar la tensión muscular y reducir el estrés. Los alimentos ricos en fuentes de Omega-3 tomados regularmente también nos ayudaran.

BENEFICIOS DE UN SUEÑO REPARADOR

 

 

-Regulación del estrés
-Adecuada formación de la memoria
-Motivación y energía
-Prevención de la diabetes
-Protección del corazón
-Salud cerebral