Según varios estudios, lo que se destaca es que 14% de la población mundial ha sufrido algún episodio de migrañas a lo largo de su vida. Las mujeres conocen más éste problema, y puede afectar también a los niños.

El dolor de cabeza en general no solo afecta nuestra salud sino también impacta a nuestra sociedad, influyendo en nuestra capacidad de concentración y de trabajar eficazmente. Pero dolor de cabeza no es siempre sinónimo de sensibilidad al ruido o de un día después de una noche de fiesta…

Lo que tenéis que saber es que los dolores de cabeza pueden venir de una posición anormal de la cabeza y pueden ser empeorados con la presión y el movimiento del cuello. La quiropráctica puede aliviar el dolor y dar soluciones para estos problemas, que pueden ser tanto relativos a una contractura que provoca tensión sobre la espina como a una anormalidad anatómica, como una curvatura anormal de la columna espinal.

De hecho, a veces las vértebras cervicales pueden ser el origen del dolor de cabeza, y el quiropráctico podrá aumentar vuestra movilidadcervical para que los músculos de ésta zona se relajen. Otras veces, puede ser también a causa de varias tensiones musculares de otras zonas o porque necesitáis un ajuste de la mandíbula por ejemplo.

Así, la quiropráctica puede reducir la duración de las migrañas, disminuir su intensidad y limitar su frecuencia.

El quiropráctico os dará consejos de postura (especialmente si pasáis mucho tiempo diariamente en la misma posición), consejos a nivel denutrición o deporte por ejemplo, y mostrará ejercicios y técnicas para que os relajéis también.

Y esto es válido para varios dolores corporales, que muchas veces no sabemos explicar. Además, no pensamos en el hecho de que todas las partes del cuerpo están interconectadas y que podemos tener dolor de espalda a causa de los pies o de los dientes sin sospecharlo.

Pues no dudéis en consultar un quiropráctico para que solucione vuestros dolores rápidamente

CONSEJOS

1. Realiza rotaciones del cuello hacia el hombro derecho y aguanta unos segundos (haz el mismo movimento hacia el hombro izquierdo).

2. Siéntate y coloca los dedos en el borde de la base del cráneo. Inclina la cabeza hacia atrás mientras presionas y mueves los dedos en círculo.

3. Siéntate con los codos sobre la mesa y las puntas de los dedos sobre el cuero cabelludo. Presiona con los dedos y muévelos en pequeños círculos, avanzando hacia la parte posterior de la cabeza

4. Evita el estrés, realiza ejercicio moderado y evita los campos electromagnético

Abrir chat
1
Hola👋 ¿En qué podemos ayudarte ?
Powered by