¿Sabemos diferenciar entre artrosis y artritis reumatoide? Nos suenan las dos un poco a lo “mismo” ya que son enfermedades que afectan a las articulaciones.

Pero aunque suenen parecidas son enfermedades diferentes y que son importantes conocerlas porque, en muchos casos, el diagnóstico y el tratamiento precoz nos pueden ayudar a aliviar o limitar su progresión.

En la artrosis la parte dañada es el cartílago (el cojín protector entre los huesos), lo que hace que los huesos rocen entre ellos y duelan.

En la artritis reumatoide, la membrana sinovial (capa que recubre las cavidades de los huesos) produce un exceso de líquido inflamatorio, lo que provoca dolor y desgaste óseo.

En la artrosis, el origen del daño en el cartílago puede ser el desgaste de la articulación, aunque también puede ser debido a lainflamación que afecta a los tejidos del cuerpo (ésta inflamación puede estar provocada por una alimentación rica en grasas o la obesidad).

La artritis reumatoide es una enfermedad inflamatoria crónica cuyo origen parece ser autoinmune, aunque todavía se sigue investigando.

En las dos enfermedades la articulación está rígida por la mañana, duele, está caliente y sensible, pero…..

Si es artrosis, solemos tener la sensación de tener las articulaciones rígidas, como agarrotadas, sobre todo al levantarnos por la mañana y nos duelen al moverlas. (Recuperamos la movilidad en minutos y suele doler más al realizar movimientos). Otras señales pueden ser: hinchazón, entumecimiento o crujidos al realizar movimientos.

Si es artritis se suele notar dificultad para mover la articulación al levantarse por la mañana pero se tarda bastante más en recuperar la movilidad. Luego se pasa, pero se intensifica con el reposo. Otras señales pueden ser: cansancio, fiebre sin motivo aparente, hormigueo en manos y pies, ronquera o sequedad de boca…. Además, puede dañar otros órganos como pulmón, corazón o riñón.

En la artritis la molestia es más general, aunque afecta especialmente a las articulaciones más móviles, como las de las manos y los pies, así como muñecas, hombros, codos, caderas y rodillas.

Primero aparece en articulaciones pequeñas como los dedos de las manos, y más tarde puede afectar a rodillas, muñecas….

CONSEJOS

1. Mantén un peso corporal correcto.

2. Combina calor y frío (frío en los brotes inflamatorios).

3. Cuida la higiene postural.

4. Realiza ejercicio.

5. Reposo en los brotes de más dolor.

Abrir chat
1
Hola👋 ¿En qué podemos ayudarte ?
Powered by