En Junio, hace buen tiempo y todos sabemos que vamos a volver a ponernos nuestras chanclas tan cómodas de verano. Pero tenemos que ser cuidadosos con estos zapatos, que pueden volverse peligrosos para nuestros tobillos por ejemplo, provocando esguinces, lesiones en las articulaciones y los tendones si corremos o andamos durante demasiado tiempo con ellos. Hay que adaptar lo mejor posible los zapatos que llevamos con respecto a la actividad que vayamos a realizar con ellos durante el día.

Buen tiempo, sí, pero algunos tendrán que esperar un mes extra para las verdaderas vacaciones. Mientras tanto, los padres entretienen a sus niños como pueden. A la salida de las escuelas por ejemplo, tanto los padres como los abuelos suelen acompañar a los niños a los parques cercanos de la escuela para que puedan jugar. Pero si tenéis que empujarlos en el columpio o llevarlos para ponerlos encima del tobogán, será mejor si vuestra espalda se queda muy recta, si los brazos hacen movimientos flexibles, y si dobláis las rodillas para sacar fuerza de las piernas y por consiguiente aliviar la espalda y los hombros. Atención también cuando paseáis al perro en el parque: si el animal tiene el uso de tirar de la correa, es mejor reducir el tamaño de la correa para mantener así el brazo lo más cercano del cuerpo y así evitar los dolores de espalda, del hombro y del brazo.

Otro consejo para cuidar vuestras cervicales y espalda: como empieza también a hacer calor durante las noches, el sueño se vuelve un poco más difícil y a veces, tomamos (inconscientemente o no) malas posiciones para compensar nuestra incomodidad. Eso puede provocar varios dolores y tensiones, y por eso os recomendamos que estiréis cada mañana sobre todo las cervicales, la espalda y las piernas para que el cuerpo se relaje progresivamente.