Continúan los días radiantes de sol y todavía nos queda verano por delante pero cada vez falta menos para retomar nuestra rutina de trabajo y quehaceres diarios, incluso algunos ya se han puesto las pilas y ya están trabajando.

Muchas veces para romper un poco ésta rutina nos proponemos nuevos objetivos a realizar, como empezar cualquier tipo de deporte o actividad física. Emprendemos éstas actividades con mucha ilusión y nos dedicamos de pleno a ellas, pero por poco tiempo hasta que la abandonamos.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que no podemos pretender estar en forma en poco tiempo si hace tiempo que no hacíamos nada. Piensa en lo positivo del ejercicio, como la mejora de los latidos del corazón y la respiración, limpieza de la sangre, eliminación de toxinas, liberación de tensiones, reducción del estrés, te sentirás de mejor humor, ganarás en flexibilidad, y dormirás mejor.

Comienza poco a poco, hay que ir aumentando poco a poco los tiempos, las cargas, repeticiones o dificultades de los ejercicios. También podemos variar en nuestras actividades para así motivarnos más o no caer en el aburrimiento. Es muy importante estirar y calentar antes de empezar nuestra actividad, controlar nuestra postura y también estirar al finalizar para así evitar lesiones musculares.

En este mes también tenemos la vuelta al cole, los niños cargan con pesadas mochilas, además de las actividades extraescolares. Es importante que los niños se muevan y que hagan ejercicio, pues el deporte hará que desarrollen la musculatura que mantendrá erguida su columna toda la vida.

A lo largo de toda la infancia, los niños van sufriendo malos hábitos cotidianos y microtraumas (por ejemplo, las caídas cuando juegan en el patio, balonazos, etc) que pueden alterar la salud de su columna vertebral, y a su vez, el funcionamiento del sistema nervioso.

Todo esto puede ir produciendo subluxaciones vertebrales (mala alineación vertebral)
que van a alterar el buen funcionamiento del sistema nervioso que es el encargado de controlar al máximo el crecimiento, reparación y función de cada tejido y órgano del cuerpo. En un niño, esto se traduce en un desarrollo anormal e insuficiente.

Algunas señales de advertencia para cuidar la columna de nuestro hijo pueden ser el dolor de cabeza, dolor de espalda, articulares, tortícolis, nerviosismo e hiperactividad, desgaste de un zapato más que del otro, dolor de extremidades, dolor crónico de oídos, pies hacia adentro o hacia fuera, etc.

Por eso es muy importante nuestra labor como padres, tíos o abuelos en la prevención y el tratamiento precoz del dolor de espalda en los niños, hay que fomentarles los buenos hábitos desde pequeños, vigilar los movimientos y posturas que adoptan para que en el futuro sean adultos con una espalda sana.

CONSEJOS PARA LLEVAR LA MOCHILA

NO ES NADA RECOMENDABLE LLEVAR UNA MOCHILA DEMASIADO CARGADA,

EL PESO NUNCA DEBERÁ SUPERAR EL 10% DEL PESO DEL NIÑO. PARA COGER LA MOCHILA, DEBEN AGACHARSE DOBLANDO LAS RODILLAS Y REPARTIR EL PESO DE LA MOCHILA POR IGUAL (NO LLEVARLA COLGADA DE UN SOLO HOMBRO), Y CON LAS MOCHILAS DE RUEDAS, DEBEN ALTERNAR DE MANO PERIÓDICAMENTE LLEVANDO EL CODO UN POCO FLEXIONADO Y NO MUY SEPARADO DEL CUERPO. ES MEJOR

EMPUJAR QUE TIRAR